Jeff Masters Weather Blog

¿Qué está haciendo México respecto al cambio climático? » Yale Climate Connections


Las elecciones generales de junio en México podrían marcar un punto de inflexión para garantizar que las políticas climáticas del país reflejen mejor el deseo de sus ciudadanos de abordar la crisis climática. Ambos principales candidatos presidenciales han expresado apoyo a la energía renovable.

México es el décimo país más poblado con la decimoquinta economía más grande y también es el undécimo país más contaminante del mundo en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

En encuestas internacionales realizadas en 2022 y 2023, México tuvo uno de los porcentajes más altos de ciudadanos preocupados por el cambio climático causado por actividades antropogénicas, con un 92%, en comparación con solo el 63% de los estadounidenses. Y el 88% de los encuestados mexicanos informaron que consideran el cambio climático como un problema importante que su país debería abordar como una prioridad, en comparación con solo el 58% de los estadounidenses. Esta preocupación puede reflejar que México es altamente vulnerable a sequías, olas de calor, huracanes, inundaciones e inseguridad alimentaria y de agua agravadas por el cambio climático.

Pero el historial de políticas climáticas del gobierno mexicano ha sido inconsistente. En ocasiones, los líderes del país han tomado medidas para reducir su participación en la contaminación climática, pero su actual presidente y el saliente, Andrés Manuel López Obrador, comúnmente conocido por sus iniciales AMLO, tiende a priorizar los recursos de combustibles fósiles domésticos sobre alternativas bajas en carbono.

México celebrará su próxima elección general el 2 de junio de 2024. Los votantes elegirán al próximo presidente, quien sucederá a AMLO en octubre de este año.

Un punto de inflexión potencial

La candidata presidencial líder, con aproximadamente un 60% de apoyo en las encuestas, es Claudia Sheinbaum. Es la exlíder de la Ciudad de México y protégée de AMLO, pero también es científica con un doctorado en ingeniería ambiental que coescribió capítulos en los informes del Cuarto y Quinto IPCC. Además, planea fomentar la inversión privada en energías renovables en México.

Su oponente más cercana en las encuestas, con un 35% de apoyo, es Xóchitl Gálvez, quien ha expresado una posición aún más a favor de la energía limpia, declarando que pondría fin a la adicción del país a los combustibles fósiles.

Una breve historia del liderazgo climático mexicano

Felipe Calderón fue elegido presidente de México para el período 2006-2012 (la constitución mexicana limita a cada presidente a un solo mandato de seis años). Había sido secretario de energía del país en 2003-2004 y reconoció la importancia de abordar el cambio climático. Bajo el liderazgo de Calderón, México adoptó un objetivo voluntario de mitigación del cambio climático en 2008 y aprobó una Ley General de Cambio Climático en 2012. Entre otras disposiciones, la ley estableció objetivos para generar al menos el 35% de la energía con tecnologías limpias para 2024 y reducir la contaminación climática en un 30% por debajo de los niveles de negocio habitual para 2020 y en un 50% por debajo de los niveles de 2000 para 2050. Desafortunadamente, los dos primeros objetivos se han vuelto inalcanzables.

El sucesor de Calderón, Enrique Peña Nieto, tuvo un historial más mixto en política climática y energética. Su gobierno aprobó un impuesto sobre la contaminación por carbono, pero solo se aplica a las emisiones adicionales generadas por la quema de carbón o petróleo en lugar de gas natural. Peña Nieto firmó una Reforma Constitucional en Energía que tenía como objetivo relajar el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), propiedad del estado, sobre el sector eléctrico nacional, que históricamente ha dependido en gran medida de los combustibles fósiles. Esa medida abrió la generación de electricidad de México a la inversión privada en energías limpias y también sus reservas de petróleo y gas a inversores externos.

Pero AMLO trabajó para revertir esas reformas cuando reemplazó a Peña Nieto en 2018, y trabajó para mantener la participación de la CFE en la generación de energía de México en un mínimo del 54%. Las inversiones en energías limpias en México a menudo provienen de empresas extranjeras, y AMLO ha expresado una preferencia por la ‘independencia energética’ nacional, que tiende a favorecer las fuentes de combustibles fósiles domésticos, que también son contribuyentes significativos al presupuesto federal. De hecho, su ministerio de energía publicó reglas para la red nacional que priorizan la seguridad energética y las reservas de combustible (combustibles fósiles) sobre la eficiencia económica (energía eólica y solar más barata). La Suprema Corte de México recientemente anuló esas reglas.

Estado climático actual de México

La contaminación climática de México proviene predominantemente de tres sectores: transporte (30%), energía (29%) e industria (27%). Las emisiones del sector energético del país han estado aumentando, especialmente en los últimos dos años, ya que el gobierno ha priorizado los combustibles fósiles y la sequía ha reducido su producción hidroeléctrica. La participación de México en la generación de electricidad limpia cayó por debajo del 22% en 2023 después de alcanzar el 27% en 2021 y, por lo tanto, seguramente no cumplirá con el objetivo del 35% de energía limpia para 2024 establecidos en su ley climática de 2012. La mayor parte de la energía del país proviene del gas natural, y más de tres cuartas partes se produce quemando combustibles fósiles. Como resultado, la contaminación climática general de México ha aumentado aproximadamente un 33% por encima de los niveles de 2000.

Una gráfica de emisiones anuales de gases de efecto invernadero. Una gráfica de emisiones anuales de gases de efecto invernadero.
Emisiones anuales de gases de efecto invernadero provenientes de combustibles fósiles en México. Creado por Dana Nuccitelli con datos del Presupuesto Global de Carbono.

Climate Action Tracker, un proyecto independiente que monitorea si las acciones de los gobiernos están a la altura de los objetivos delineados en el acuerdo climático de París, calificó las políticas climáticas de México con su peor calificación de “críticamente insuficiente” debido a la falta de ambición y al debilitamiento de políticas y objetivos bajo el liderazgo de AMLO. El proyecto señaló: “Si todos los países siguieran el enfoque de México, el calentamiento excedería los 4 °C”, un nivel catastrófico de calentamiento global.

Según el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), México también es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático, especialmente al calor extremo y la sequía, lo que podría llevar a la inseguridad alimentaria e hídrica. La Ciudad de México, la séptima ciudad más poblada del mundo con más de 21 millones de habitantes, ya está en peligro de quedarse sin agua. Un estudio de 2021 estimó que el cambio climático ha reducido hasta ahora la productividad agrícola mexicana en aproximadamente un 25-30%, y un documento de 2010 sugirió que estos efectos podrían llevar a millones de inmigrantes climáticos mexicanos a la frontera con Estados Unidos para 2080.

Un punto de inflexión potencial en 2024

México ha avanzado poco hacia la reducción de las emisiones de su sector de transporte, y los vehículos eléctricos representan solo el 0,26% de las ventas de automóviles nuevos. Pero eso podría cambiar relativamente pronto, ya que el fabricante chino de vehículos eléctricos, BYD, ha anunciado planes para construir una fábrica en México. El ingreso promedio en México es de solo alrededor de $6,000, lo que es de cinco a diez veces más bajo que en Estados Unidos según cómo se mida, por lo que llevar los automóviles relativamente baratos de BYD al mercado mexicano podría aumentar significativamente la adopción de vehículos eléctricos en el país. El regulador de energía de México también deberá emitir pautas para permitir la instalación de más estaciones de carga.

Un documento de 2020 publicado en Nature encontró que las políticas climáticas de México tienden a seguir sus Planes Nacionales de Desarrollo. Estos son planes publicados durante el primer año del nuevo gobierno para especificar los objetivos nacionales, la estrategia y las prioridades para el desarrollo de México. El Plan Nacional de Desarrollo de 2006 fue el primero en caracterizar el cambio climático como un problema ambiental inequívoco e incluir acciones específicas, y el gobierno de Calderón siguió su ejemplo. El Plan Nacional de Desarrollo de 2012 restó importancia al cambio climático, y el gobierno de Peña Nieto tuvo un historial climático más mixto. El plan de 2019 incluyó una sección sobre el rescate de la CFE de una avalancha de inversiones energéticas privadas, lo que se convirtió en un enfoque del gobierno de AMLO en detrimento de la producción de energía limpia.

“En este momento, actores no gubernamentales están creando una propuesta para el Plan Nacional de Descarbonización y Resiliencia Climática 2024-2030”, escribió en un correo electrónico el autor principal del estudio de Nature de 2020, Arturo Balderas Torres. “Idealmente, cualquier candidato que gane la elección debería comprometerse con esta propuesta que se está generando de manera participativa sin precedentes e incluir sus propuestas en el nuevo Plan Nacional de Desarrollo”.

En resumen, México es un país altamente vulnerable al clima con una población muy preocupada por el clima. Hasta ahora, su liderazgo ha tomado medidas insuficientes para abordar la crisis climática, pero 2024 podría cambiar la trayectoria de las políticas climáticas de México y las soluciones de tecnología limpia.





Source link