Jeff Masters Weather Blog

Nuevos programas federales podrían aliviar las elevadas facturas de calefacción de los hogares » Yale Climate Connections


A medida que bajan las temperaturas, las facturas de calefacción se aumentan. Pero los nuevos programas disponibles gracias a la Ley Federal de Reducción de la Inflación, aprobada por los demócratas en 2022, podrían ayudar a aliviar la carga de algunos hogares estadounidenses porque las personas accedan a mejoras de eficiencia energética y a electrodomésticos que ahorran costos.

Eso podría marcar una gran diferencia para millones de residentes estadounidenses. Uno de cada cinco hogares estadounidenses tuvo que elegir entre las necesidades básicas como comida y calentar o enfriar sus hogares en 2020, según la Administración de Información Energética de EE. UU.

Aaron Raymo, residente de Maine, dijo a CBS el invierno pasado que pagar sus facturas de calefacción a menudo significa hacer sacrificios en otras áreas. “Es difícil”, dijo. “¿Qué vas a elegir como alimento o qué cantidad de petróleo vas a elegir para mantenerte caliente?” Para Deanna Schultz, de Rock Falls, Illinois, pagar las facturas de calefacción, incluso a principios del otoño, estaba casi fuera de discusión. El año pasado le dijo a la revista Time que le quedaban $16 después de pagar las facturas, meses antes de que estas alcanzaran su punto máximo.

Varios programas bajo la Ley de Reducción de la Inflación responden a esta necesidad, en particular dos programas de reembolso de energía doméstica que proporcionan $9 mil millones a estados y tribus para acelerar la adopción de sistemas de energía renovable y eficiencia energética residencial. Actualmente, los estados están desarrollando estos programas y algunos, como Colorado , esperan que los fondos estén disponibles para el otoño de 2024.

Los programas de reembolso para eficiencia en el hogar proporcionarán reembolsos instantáneos a propietarios de viviendas unifamiliares y multifamiliares por mejoras de eficiencia energética y electrificación que ahorren al menos el 20 % del uso de energía de la vivienda , sin restricciones de ingresos.

Además, el programa de reembolsos de electrodomésticos y electrificación del hogar está diseñado para ofrecer reembolsos directos de hasta el 100% del costo de los electrodomésticos de bajo consumo a hogares de ingresos bajos y medios. Esto incluiría todo, desde bombas de calor y calentadores de agua hasta estufas, cuyo funcionamiento a menudo cuesta menos que los electrodomésticos convencionales, según la organización sin fines de lucro RMI.

Cómo duelen las facturas altas

Los costos prohibitivos de la calefacción, parte de un problema conocido como inseguridad energética o pobreza energética, son más que simplemente incómodos: como resultado, las personas a menudo sufren efectos secundarios como de mala salud física y mental. Y los ancianos y los niños corren un mayor riesgo.

Cuando las familias no pueden calentar suficientemente sus hogares, es más probable que los niños muestren comportamientos que infrinjan las reglas, como faltar a la escuela. Las personas sufren más problemas de salud , incluido un aumento de enfermedades respiratorias, accidentes cerebrovasculares y mayores tasas de ansiedad y depresión. Los casos más extremos de inseguridad energética pueden provocar lesiones directas o incluso la muerte debido a temperaturas inseguras o al uso de hornos o estufas como fuentes de calor primarias o secundarias.

La inseguridad energética está muy extendida, pero las investigaciones muestran que afecta desproporcionadamente a los hogares de bajos ingresos, así como a los hogares de nativos americanos, negros e hispanos. Los inquilinos, quienes viven en unidades multifamiliares de bajos ingresos y las casas prefabricadas (con un aislamiento notoriamente ineficiente) también enfrentan facturas desproporcionadamente más altas.

Esta distribución de la pobreza energética no es casualidad. Las políticas históricas y el contexto social han tenido una fuerte influencia, y las políticas de restricción que limitaban las hipotecas para las comunidades de color, especialmente los afroamericanos, tienen un legado duradero que se evidencia en las crecientes desigualdades actuales. En un estudio de 2022 en la revista Energy Research and Social Science, los autores examinaron cuánta energía utilizan los hogares y sus emisiones de carbono en comparación con las políticas históricas y raciales de los hogares.

Descubrieron que la intensidad del uso de energía es significativamente mayor en los distritos históricamente marcados en rojo, que todavía son vecindarios predominantemente negros. Las personas de color también tienen más probabilidades de ser inquilinos que propietarios de viviendas y es más probable que vivan en viviendas energéticamente ineficientes. Los propietarios tienen pocos incentivos para invertir en eficiencia o climatización porque el costo de los servicios públicos de calefacción y refrigeración suele ser responsabilidad de los inquilinos.

Muchos clientes que padecen inseguridad energética no encajan en las definiciones tradicionales

Para aumentar la complejidad, los enfoques tradicionales para abordar la pobreza energética pasan por alto a algunos hogares, según una nueva investigación publicada en la revista Energy Policy dirigida por Luling Huang. Esto es particularmente cierto para aquellos que limitan drásticamente su uso de energía para reducir sus costos de calefacción.

Los autores encontraron que los hogares de bajos ingresos tienden a encender la calefacción más temprano en el otoño o el invierno, a menudo debido al aislamiento deficiente y la eficiencia de las opciones de vivienda asequible. Sin embargo, a pesar del uso anterior del calor, los resultados mostraron que los consumidores de energía en hogares de bajos ingresos en realidad usan menos energía por pie cuadrado durante el invierno en comparación con los hogares de altos ingresos, que consumen un 52% más de calor por pie cuadrado al año. Pero muchos hogares de bajos ingresos todavía soportaban cargas energéticas “elevadas” y “graves”, gastando más del 6% o el 10% de sus ingresos en facturas de calefacción.

Pero lo más importante es que el 24% de la población del estudio exhibió un racionamiento energético extremo, lo que limitó su uso de electricidad de manera tan significativa que no habrían caído en la categoría tradicional de carga energética “alta”. Estos hogares encendieron las unidades de calefacción cuando las temperaturas exteriores estaban entre los 30 y 40 grados Fahrenheit, pero mantuvieron sus termostatos tan bajos que sus facturas de energía no alcanzaron la categoría de carga energética “alta”. Como resultado, potencialmente no calificarían para programas diseñados para ayudar a quienes tienen dificultades para pagar las facturas de energía.

El cambio de política podría ayudar

Los programas de asistencia del gobierno estadounidense tienden a utilizar criterios de elegibilidad basados ​​en el porcentaje de los ingresos de un hogar gastado en facturas de servicios públicos que significa y podría fallar de capturar a aquellos clientes que tengan comportamientos de racionamiento de energía para pagar las facturas. Esto se aplica tanto al Programa de Asistencia de Energía para Hogares de Bajos Ingresos , un esfuerzo financiado federal y estatal para brindar asistencia para las facturas de energía del hogar, como al Programa de Asistencia de Climatización , que brinda recursos de climatización de toda la casa para hogares de bajos ingresos.

Los nuevos programas disponibles bajo la Ley de Reducción de la Inflación podrían ayudar a más personas a acceder a mejoras de eficiencia energética y electrodomésticos asequibles. Serán implementados por las oficinas estatales de energía, que administrarán los fondos. Pero su impacto final dependerá de si los programas se combinan con planes integrales de descarbonización de la construcción, aprovechan programas de financiamiento federal complementarios y brindan incentivos adicionales para llenar vacíos, como brechas de costos iniciales para los hogares de bajos ingresos.

Además, los formuladores de políticas podrían aumentar el impacto de los programas asegurando que las mejoras subsidiadas en eficiencia energética y energía renovable no resulten en “renovaciones”, ya que los costos de mejora de la energía se pasan a los inquilinos, haciendo que los alquileres sean inasequibles.

Hay calidez al final del túnel, pero aún nos queda un largo camino por recorrer.

Emily Jack-Scott es directora de programas del Aspen Global Change Institute. Michelle Solomon es analista senior de políticas en Energy Innovation Policy and Technology LLC®. Liz Carver es gerente de comunicaciones del Aspen Global Change Institute. Ambas organizaciones son socios de intercambio de contenidos de Yale Climate Connections.

Este artículo fue traducido por Climate Cardinals.





Source link