Jeff Masters Weather Blog

‘No confiamos en ustedes’ » Yale Climate Connections


Elizabeth Marks se describe a sí misma como “una psicóloga que trabaja en problemas difíciles”. Su investigación anterior tuvo como objetivo ayudar a las personas a enfrentar condiciones de salud difíciles, al parecer, una capacitación adecuada para abordar los problemas del cambio climático.

Hace unos años, alteró el curso de su investigación. “Realmente necesitaba hacer algo en mi vida laboral que se alineara con mis valores”, dijo, describiendo sus esfuerzos recientes para estudiar las emociones de las personas en torno al cambio climático. Tiene un tono tranquilizador y es una excelente oyente, atributos que uno esperaría encontrar en un psicólogo.

La ansiedad climática se ha convertido en un tema tristemente familiar y, como ocurre con muchos aspectos del cambio climático, el problema ha pasado de ser una noción abstracta a un síntoma que muchos experimentan personalmente. El humo de los incendios forestales ahoga el cielo, incluso a gran distancia de los incendios mismos. Las calles y el metro se inundan, y la red eléctrica se tambalea bajo la presión provocada por el clima extremo.

A medida que la realidad del cambio climático se vuelve cada vez más evidente, dice Marks, “mucha gente sentirá cierto nivel de angustia”.

Marks es autor principal de un estudio reciente, “Las voces de los jóvenes sobre la ansiedad climática, la traición del gobierno y el daño moral: un fenómeno global “. El documento arroja nueva luz sobre la ansiedad climática, midiendo cómo se sienten los adolescentes y adultos jóvenes sobre las respuestas gubernamentales al cambio climático. Los jóvenes de todo el mundo expresaron una advertencia inequívoca de las tibias acciones de los gobiernos hasta el momento para abordar el cambio climático.

Los resultados de este trabajo son consistentes con la investigación de opinión pública publicada recientemente por el Centro de Investigación Pew, que muestra que los jóvenes están más preocupados por el cambio climático y están más motivados para tomar medidas sobre el clima que los adultos mayores.

Entre los encuestados por Marks y sus coautores, los jóvenes de EE. UU. expresaron los niveles más bajos de confianza en el gobierno, y los adultos jóvenes estadounidenses dijeron de manera chocante que sus preocupaciones climáticas no se toman lo suficientemente en serio.

“Los jóvenes de este estudio realmente nos dicen claramente cómo se sienten”, dice Marks. “Creo que la influencia más importante que pueden tener es que los escuchemos”.

‘El futuro es aterrador’

Los investigadores encuestaron a 10.000 jóvenes, de 16 a 25 años, en 10 países. Evaluaron cómo se siente la gente sobre el futuro, qué tan bien la humanidad ha cuidado la Tierra y si las respuestas de los gobiernos han sido honestas, suficientes y alineadas con la ciencia del clima.

‘Esto es devastador porque es la realidad… Creo que es triste’

El primer conjunto de preguntas midió la “angustia relacionada con el clima”, y los autores encontraron que un asombroso 83% de los adultos jóvenes sienten que las personas no han podido cuidar el planeta, y las tres cuartas partes están asustadas por lo que les deparará el futuro. Alrededor de la mitad siente que tendrán menos oportunidades que sus padres y temen que la seguridad de su familia sea amenazada por el cambio climático. “La humanidad está condenada” es una emoción compartida por más de la mitad de estos jóvenes encuestados.

Marks señala que la encuesta se realizó antes de que las inundaciones, los incendios, las olas de calor y la sequía extrema del verano de 2021 ocurrieran en muchas partes del mundo.

Sin embargo, en algunos casos, Marks está abierto a especular sobre naciones específicas. Los adultos jóvenes en Filipinas lideran las clasificaciones en ansiedad, con un 92 % que dice temer el futuro. Marks señala: “Los niveles más altos de preocupación se dieron en lugares que ya están más expuestos a fenómenos meteorológicos extremos”.

Respuestas gubernamentales… ‘una traición’

Los sentimientos de los jóvenes sobre la respuesta de su propio gobierno al cambio climático provocaron fuertes críticas en todos los países en que entrevistaron a jóvenes.

Los autores indicaron que los jóvenes sienten que los gobiernos les mienten, traicionan a su generación y no los protegen. Estos sentimientos son sostenidos por más de la mitad de las personas encuestadas. Solo alrededor de un tercio de los jóvenes piensa que los gobiernos están actuando de acuerdo con la ciencia del clima, y casi el 70% dice que no se puede confiar en los gobiernos.

Marks aclara que las preguntas de la encuesta se referían tanto al propio gobierno como a otros gobiernos del mundo. “En ciertos países y culturas, puede percibirse como más peligroso o menos aceptable criticar directamente a su gobierno”, dice.

Además, la respuesta global al cambio climático no puede ser llevada a cabo por una sola nación, explica Marks. “Porque si todos los demás gobiernos no responden bien, todavía nos enfrentamos a una gran catástrofe”, dice ella.

“Los jóvenes en particular están realmente sintonizados con lo que es justo”, dice ella. Cuando las personas son testigos de problemas graves de primera mano, la falta de acción y el rechazo de la ciencia por parte de los gobiernos es un golpe amargo.

“Experimentar eso es una traición”, dice Marks.

Análisis de resultados por nación

Finlandia obtuvo una confianza considerablemente más alta en la respuesta del gobierno en comparación con la mayoría de las demás naciones. Marks especula que las naciones ricas con sólidos sistemas de apoyo social pueden sentirse más seguras en un futuro impredecible. En Finlandia, “es muy posible que haya menos personas que sean vulnerables”, dijo.

En el otro extremo de la escala, los jóvenes de Brasil expresaron la menor confianza en los gobiernos en todas las categorías excepto en una, y nuevamente Marks ofrece dos posibles explicaciones, sugiriendo primero que “podría ser un fenómeno cultural, más que la acción de los brasileños que el gobierno per se.”

Pero también explica cómo las experiencias directas y vividas son poderosas. A medida que las selvas tropicales de Brasil se incendian intencionalmente, “es tener el humo de los incendios en el Amazonas, es tener que cerrar las ventanas”, dice ella. “Esto no es solo el cambio climático; pero también podría ser experimentado como una traición del gobierno”.

La única nación que eclipsó la perspectiva negativa de Brasil fue EE. UU., que ocupó el lugar más bajo en cuanto a confianza en el gobierno, con solo el 21% de los encuestados que dijeron que se puede confiar en los gobiernos. Esto puede reflejar la dura discordia nacional o puede estar influido por una voluntad cultural de criticar al propio gobierno. Los jóvenes estadounidenses y brasileños fueron los menos propensos a sentir que los gobiernos se toman en serio sus preocupaciones, y el 79 % dijo que los gobiernos se están quedando cortos.

Marks espera con ansias más investigaciones que descubran las diferencias específicas en todo el mundo. Hasta entonces, dice, “el mensaje general es que, independientemente del gobierno, los niveles de confianza son bastante bajos en todos los ámbitos”.

Los resultados son ‘devastadores’

En medio de la prosa tradicionalmente sin emociones de una publicación científica, una oración del estudio se destaca en marcado contraste: “Si bien los investigadores esperan resultados ‘significativos’, deseamos que estos resultados no hayan sido tan devastadores”.

Marks profundiza en ese sentimiento: “Esto es devastador porque es la realidad”, dice. “Creo que es triste”.

A medida que su tono cambia de investigador a consejero, Marks ofrece consejos para enmarcar las emociones negativas de una manera que sea productiva, en lugar de desmoralizadora. En primer lugar, la ansiedad no es injustificada. “Esta es una respuesta muy racional y normal” si sigues lo que nos dice la ciencia, dice ella.

“Nuestra preocupación por el mundo es un indicador de lo que nos importa”, explica, y señala que la ansiedad puede reflejar la bondad, la compasión y la empatía de uno. En cierto modo, sentirse mal puede ser algo bueno.

Marks usa una analogía con el duelo: “Si pierdes a alguien que amas, el dolor que sientes es la otra cara de la moneda del amor”.

“Y si alguien a quien amas no se encuentra bien, explica, no solo te arrancas los cabellos de la preocupación. “Haces todo lo que puedes para ayudar”.

Empiece por escuchar

Para aquellos que deseen ayudar a aliviar la carga emocional de los jóvenes, Marks tiene una recomendación concreta: “Aquí los jóvenes no quieren ser vistos como víctimas”, dice ella. “Quieren ser escuchados”.

Pero hay un giro. “Si vamos a ser capaces de escuchar a los jóvenes, también tenemos que estar bien para sentir nuestra propia respuesta emocional al cambio climático. Esto nos ayudará a escuchar lo que dicen los jóvenes sin sentirnos abrumados”.

“El trabajo emocional es parte de la acción que deberíamos tomar”, dice Marks.

Estar solo con estas emociones es especialmente difícil para los jóvenes, “pero juntos, pueden sentir esta sensación de esperanza, empoderamiento y compromiso”, continúa Marks. Ella señala que el activismo es una forma en que la generación más joven está utilizando experiencias colectivas para lidiar con su futuro incierto.

“Este no es un trabajo que uno pueda hacer por su cuenta”, dice Marks. Por definición, el cambio climático global es un problema colectivo, pero las soluciones también son colectivas y hay innumerables formas de trabajar por un futuro mejor y más limpio. Marks advierte que contribuir a soluciones que beneficien a la propia comunidad puede generar un sentido de conexión y compromiso.

“Si respondemos como adultos que potencialmente tienen un poco más de agencia, entonces aquellos de nosotros que podemos votar; aquellos de nosotros que podemos influir en nuestro lugar de trabajo o deshacernos de los combustibles fósiles, hay una influencia que podemos ayudar a compartir”.

De la ansiedad a la acción

Somos criaturas sociales, ¿verdad? Marks pregunta retóricamente. “Una de las razones por las que hemos tenido éxito como especie es porque trabajamos juntos. Tenemos esta capacidad de colaborar. Somos una comunidad que lo mira desde diferentes maneras. Y debido a que es un problema global, necesitamos la perspectiva de todos si vamos a resolverlo”.

Hablar con Marks tiene un efecto calmante. Tiene una habilidad gentil para tomar un conjunto de datos deprimentes y esbozar formas específicas de generar esperanza. “Es esperanza, basada en la acción”, dice ella; una frase a la que vuelve a lo largo de la conversación.

Aunque Marks reconoce el sombrío resultado de este estudio, el punto más importante es claro para ella: “Este es un llamado a la acción”, dice.

“Cuando los gobiernos y las comunidades han enfrentado crisis, hemos visto que es posible actuar con rapidez y eficacia”, dice. “Entonces existe la sensación de que podemos unirnos para actuar con cierta urgencia y hacer los cambios dramáticos que necesitamos”.

“No es demasiado tarde para cambiar el final de la historia. De ahí viene la esperanza. Eso es lo que atrae a todas las personas activas en este campo”, dice. “Tenemos que actuar ahora”.

Este artículo fue traducido por Climate Cardinals.





Source link